sábado, 3 de julio de 2010

Cuando lo que Dios hace no tiene sentido!

La gracia de Dios todopoderoso y de nuestro salvador Jesucristo, recaiga sobre ustedes.

Hola hermanos en la fe de Cristo, en esta entrega, le quiero comentar sobre las cosas que a veces uno no entiendo por su naturaleza humana, así como lo dice el titulo del libro del Dr. James Dobson. A veces nos vemos envueltos en situaciones que uno mismo se pregunta esto no tiene sentido, porque Dios lo hace, si el permite todas las cosas, no les daré las respuesta, pero tal vez, algún día JEHOVA lo hará.

Cuando lo que Dios hace no tiene Sentido!

Este interesante libro, nos cuentas de cosas que suceden a cada momento al Cristiano, y también por que no a los que no han tenido el placer de acercase a Salvador; a parte de las situaciones y momento histórico que nos narra la Santa Palabra de Dios.

Como por ejemplo lo sucedido a Abram, Dios le dijo que le iba a dar un hijo, pero ya Abram (Génesis 15: 1-18) siendo un hombre de 100 años, empezó la duda, pero aquí está la cuestión del asunto fue Dios quien lo dijo y lo que El dice se cumple, por encima de todo.

Lo mismo ocurrió con José el cual tuvo un sueño donde el se vería gobernando a todos sus hermano, la respuesta a esto fue que tuvo que pasar por momento duros, fue vendido como esclavo (Génesis 37: 27-29), y luego parar un tiempo en la cárcel (Génesis 39: 20), pero el Creador tenía un plan diseñado.


Es decir Dios tiene todo bajo su control a veces el hombre por su naturaleza, se desespera, ya sea en tiempo o por la situación, olvidando que Dios dijo “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. (Mateo 24:35)

A veces tenemos que pedirle a Dios que nos dé la fuerza para soportar las pruebas, solo eso, no que entendamos sus designio, ya que son muy profundas, ya una vez Jesús le dijo a Nicodemo, ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto? (San Juan 3:10) refiriéndose a lo del nuevo nacimiento, El le explicabas cosas terrenales, y no las comprendió, si Dios nos explica las espirituales, de seguro, que estaremos turbados siempre, porque nuestro sentido común todavía no está apto.

Este cuerpo tiene que ser preparado para recibir todo lo espiritual, recuerden que somos peregrinos, y de allí depende nuestra estancia en los cielos, dejemos que Dios trabaje, que nos transforme, solo pidámosle que nos ayude en las pruebas, a soportarla porque abogado tenemos con Cristo el nos conoce, y sabe de que duras son las cosas aquí.

Espero que este menaje le sea de refrigerio a aquellos que están en pruebas recordándoles que “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”. (Romanos 8:28)

La paz del Señor les continúe obrando en nuestras vidas.

.

.